Es la idea de que todas las palabras al ser exhaladas y escuchadas, son tan efímeras que se convierten en flores.