En secuencias filmadas desde un punto de vista casi cenital se exhiben situaciones nocturnas donde transeúntes y vehículos fluyen de manera armónica y acompasada. Los planos están configurados con un alto contraste tonal y encuadrados como fotografías pero en movimiento. Es ahí donde aparece “Civitas”: un estado de ausencia, de silencio y de introspección de individuos que intentan albergar las grandes ciudades capitalistas.