Estos gif nacieron de la cotidianidad de hacer fotos todos los días, el propósito fue hacer una serie de piezas que se resolvieran con materiales y objetos de uso cotidiano. En la construcción usé elementos con los que convivo como el huevo, unos jabones, entre otros elementos comunes que asociamos con facilidad. En respuesta a estas búsquedas, la serie alude a la cotidianidad absorbente en la que estamos inmersos cada día y que a modo de respuesta aguantamos en un sistema condicionado y atrapante. Una sociedad de consumo que nos absorbe. Desde una estética jocosa, intervengo los objetos con colores como propuesta de cambio de la realidad por un ideal romántico. Mi obra representa este absurdo cotidiano que nos absorbe y repulsa.