A mano izquierda, es un recuerdo de mi niñez congelado en mi memoria; que transcurre fuera de mi casa, en el Municipio de Sopó, Cundinamarca (Colombia), y cuenta algunas experiencias que viví junto a un hombre que tenía más cara de monstruo, mi papá.“…


Descubrí que cuando pequeña podía hablar con los objetos.” y es a mi mesita de noche a quien decidí contar esta historia. Lo que no pude decir en palabras alguna vez, pero encerré a gritos con el tiempo, pide ahora ser puesto a la luz…


Soy zurda, pero esta historia la escribí con los ojos.